BULGARIA

Situación geográfica: Bulgaria es un estado de Europa Sudeste situado en la parte oriental de La Península Balcánica.
Al Norte limita con Rumanía, al Sur con Turquía y Grecia, al Oeste con Yugoslavia y la República Macedonia, al Este con el Mar Negro.
Superficie: 110912 km2
Población: 7.7 milliones
Capital: Sofia (1.2 milliones de habitantes) Idioma: Búlgaro. Los Búlgaros utilizan el alfabeto Cirílico, el sucesor del antiguo alfabeto slavónico-búlgaro.
La mayoría de la generación joven domina el inglés y el aleman.
Religión: Cristianos-Ortodoxos (85%), Musulmanes (8%), otros (7%)
Clima y temperatura: Del Norte al Sur las temperaturas corresponden al clima continental y de transición, mientras en los extremos meridionales se siente la influencia mediterránea.
En el Este se siente la influencia del Mar Negro: el verano es fresco, el otoño es agradable - caliente y largo.
Las cuatro estaciones - primavera, verano, otoño e invierno son claramente definidos.
Historia: 681 - Fundación del Estado Búlgaro 681-1018 - Primer Reyno Búlgaro 1186-1396 - Segundo Reyno Búlgaro 1396-1878 - Dominio turco y movimiento de resistencia de los Búlgaros 18 c.-1878 - Renacimiento. Restauracion del Estado Bulgaro 1878-1946 - Tercer Reyno Búlgaro after 1946 - República Bulgaria
Fiestas Nacionales: 1 January - Año Nuevo 3 March - Fiesta Nacional: Conmemora la liberación del dominio turco en el año 1878 La Pascua - 2 días - Domingo y Lunes, definidos por el calendario ortodoxal 1 May - Día del Trabajo 6 May - San Jorge - Fiesta del Ejército Búlgaro 24 May - Día de la Cultura Búlgara y el Alfabeto Cirílico 6 September - Día de la Unión 22 September - Día de la Independencia 1 November - Día de los líderes del Renacimiento Búlgaro 25/26 December - Navidad

 

 

En la península de los Balcanes, al sur de Europa, a tan solo tres horas de avión y con precios más que asequibles, se encuentra pequeño país bastante desconocido para los españoles, hablamos de Bulgaria. Se trata de un destino todavía sin masificar, pero que tiene suficientes atractivos para ser un enclave turístico de primer nivel: historia, patrimonio protegido por la Unesco, estaciones de esquí, playas maravillosas, buena gastronomía, aguas termales con propiedades curativas, ciudades medievales, monasterios, cuevas espectaculares y bosques impresionantes, entre otras muchas maravillas.

Es uno de esos destinos que aún conserva parte de la esencia de la época comunista aunque se encuentre, desde 2007, plenamente en la Unión Europea así que no es necesario pasaporte ( estancias de menos de 90 días) para viajar y conocer los tesoros de este maravilloso país.

Ha sido cuna de algunas de las primeras civilizaciones europeas. Son descendientes de los tracios, celtas, griegos y romanos, y durante cinco siglos fueron ocupados por los turcos, hasta que, en 1878, tras la guerra ruso-turca, el estado búlgaro fue restablecido,con el llamado el Resurgimiento búlgaro.

Tras la II Guerra Mundial, Bulgaria se convirtió en un estado socialista y estuvo bajo la influencia de la Unión Soviética. En 1989 y tras el desmantelamiento de los estados socialistas y la caída del muro de Berlín el país se convirtió a una democracia parlamentaria.

 

La capital del país es vanguardista, moderna y cosmopolita, con una vida nocturna muy animada. Tiene un aire bastante postcomunista, lo que no la hace especialmente atractiva, pero posee grandes avenidas y algunos edificios históricos a los que se puede acceder simplemente caminando.

 

Algunos de ellos son: la mezquita Banya Bashi, del imperio Otomano; la sinagoga Central que es la sinagoga sefardita más grande de Europa; la iglesia Sveta Petka; la catedral ortodoxa Alexander Nevski, una de las más grandes del mundo; la iglesia de Santa Sofía, de estilo bizantino construida en el siglo VI; la iglesia Rotonda Sveti Georgi considerado como el edificio más antiguo de la ciudad que data ata del siglo IV, entre otros muchos.

A unos 120 kilómetros al sur de Sofía se encuentra el monasterio de Rila, declarado patrimonio de la humanidad. Fundado en el siglo X por un caballero llamado Iván Rilski, se convirtió en un importante centro espiritual durante la época medieval.

La construcción tiene cuatro pisos y alberga las más de 300 celdas donde se hospedaban los monjes. A principios del siglo XIX sufrió un incendio, la parte devastada se reconstruyó, pero aun es posible ver algunos frescos originales. También hay un museo que exhibe valiosas piezas históricas, y en su claustro se encuentra la iglesia de la Natividad con hermosos dibujos.

En el otro extremo del país, la ciudad de Veliko Tarnovo, fue fundada por los tracios, y se convirtió en la capital del llamado Segundo Imperio Búlgaro, entre los siglos XII y XIV. Está construida sobre la ladera de la montaña, a las orillas del río Yantra, y pasear por su parte antigua es como volver al pasado.

No hay que perderse: el antiguo bazar otomano, el Samovodska Charshiya; la casa señorial Kashta Sarafkina de la época del Resurgimiento; y la fortaleza medieval de Tsarevets situada sobre una colina - allí hubo también un asentamiento romano- y también se pueden ver los restos del palacio Real y la iglesia del Patriarcado completamente reconstruida. En los alrededores se ubicaba el barrio de artesanos abandonado tras un terremoto.

 

 

 

*inf. VEGENA TRAVEL

 



diseño y desarrollo: Consult-Ar