Cabo Verde, cuyo nombre oficial es República de Cabo Verde, es un estado soberano insular de África, situado en el océano Atlántico, más concretamente en el archipiélago volcánico macaronésico de Cabo Verde, frente a las costas senegalesas. Su forma de gobierno es la república semipresidencialista y su territorio está organizado en 22 concelhos o municipios. Su capital y ciudad más poblada es Praia.

La historia de cualquier país tiene luces y sombras. Cabo Verde, a pesar de tener menos de las primeras que de las segundas, hoy comienza a renacer con un futuro prometedor que escriben, día a día, sus habitantes. Descubre todos los detalles del camino que han recorrido los caboverdianos para obtener su ansiada independencia y libertad.

CABO VERDE fue descubierta por navegantes portugueses a mediados del siglo XV. En principio encontraron este archipiélago deshabitado, por lo que la Corona de Portugal quiso convertirlo en un punto de abastecimiento para los barcos mercantes que se dirigían a América desde Europa.

Así fue como estas islas se poblaron de colonos procedentes de las zonas portuguesas del Algarve y Alentejo. No obstante, este archipiélago no se pobló súbitamente. Al contrario, se tardaron varios siglos hasta que se ocuparon las últimas islas de San Vicente y de Sal, en el siglo XVIII. De hecho, la isla de Santa Lucía permanece aún hoy día desierta.

En los siglos XVI y XVII Cabo Verde comenzó a enfrentarse al problema de la piratería. La situación llegó a tener tal magnitud que el gobierno local obligaría a sus colonos a poseer armas para repeler los posibles ataques de esta amenaza. Por otra parte, se instauró el servicio militar obligatorio para los colonos caboverdianos.

Los recurrentes asaltos se debían a que los piratas encontraban grandes ganancias en los navíos mercantes que pasaban por las islas. Además, se dedicaron a saquear los bienes y posesiones que pudieran encontrar en las ciudades costeras del archipiélago.

Estas islas eran (y son) un lugar estratégico para el intercambio comercial en la navegación entre Europa, África y América. Por ello, y lamentablemente, Cabo Verde se convirtió en un enclave fundamental de destino para muchos esclavos procedentes de África, que después se exportaban a Europa a través de comerciantes y mercaderes.

Se cuenta que la falta de mujeres europeas en estas islas favoreció las relaciones entre los colonos y la propia población esclava, en su mayoría procedentes de Guinea.

La tradición esclavista de los colonos era tal que la abolición de la esclavitud en estas islas no llegó hasta 1878, prácticamente medio siglo después que en colonias como las de Francia o Inglaterra.

Cuando se perdió la exclusividad de comerciar con esclavos guineanos, estas islas centraron su economía en el comercio del algodón, del vino o de la caña de azúcar y corales, que se exportarían a diferentes lugares del mundo.

Seas el tipo de viajero que seas, Cabo Verde es para ti. Una de las ventajas de hacer turismo en estas islas es que son tan diversas que no importa si buscas playa, montaña, senderismo, surf, tranquilidad o ambiente, porque siempre hay rincones en este archipiélago que cumplan con tus requisitos.



diseño y desarrollo: Consult-Ar