La Ciudad de Buenos Aires fue fundada dos veces. La primera fundación ocurrió en 1536, cuando el colonizador español Pedro de Mendoza estableció el primer asentamiento. Lo nombró Ciudad del Espíritu Santo y Puerto de Santa María del Buen Ayre.

La segunda y definitiva fundación fue realizada por Juan de Garay en 1580, quien denominó el sitio Ciudad de Trinidad. Durante la segunda mitad del siglo XIX, el puerto fue el punto de llegada de la gran corriente inmigratoria promovida por el Estado argentino para poblar la nación. Españoles, italianos, sirio-libaneses, polacos y rusos le imprimieron a Buenos Aires el eclecticismo cultural que la distingue.

A lo largo del siglo XX, sucesivas migraciones (internas, de países latinoamericanos y de Asia) terminaron de conformar a Buenos Aires como una ciudad cosmopolita en la que conviven personas de diversas culturas y religiones.

La Plaza de Mayo es la más antigua de Buenos Aires y es el escenario por excelencia de todos los acontecimientos políticos más importantes de la historia argentina, a excepción de la Declaración de la Independencia.

Su nombre es un homenaje a la Revolución del 25 de Mayo de 1810, que ocurrió en esta misma plaza y que dio inicio a la gesta de la independencia argentina, a partir de la cual se comenzó a elegir una forma de gobierno propia. Es también el lugar donde fue fundada por segunda vez la ciudad, el 11 de junio de 1580 por Juan de Garay, con el nombre de Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre. Alrededor de esta plaza fue creciendo la primitiva aldea, hasta que se convirtiera en el centro político del país. Bordeando la Plaza de Mayo se ubican varios edificios históricos y gubernamentales: el Cabildo, la Catedral Metropolitana (donde ofició misa el Papa Francisco durante más de 20 años), la Casa de Gobierno (conocida también como Casa Rosada, sede del Gobierno Nacional y donde se encuentra el célebre balcón de Perón y Evita), el Palacio del Gobierno de la Ciudad, bancos y ministerios.

Desde 1890, cuando se realizó el primer acto político de masas (cuando se fundó la Unión Cívica, partido político que luego dio origen a la actual Unión Cívica Radical), se ha convertido en escenario de grandes manifestaciones sociales y, a partir de 1977, el lugar de reunión de las Madres de Plaza de Mayo, que reclaman por sus hijos desaparecidos durante el último gobierno militar.

En el centro de la plaza se encuentra la Pirámide de Mayo, monumento construido en 1811 para celebrar el centenario de la Revolución y que fuera reformado en 1856 por el artista y arquitecto Prilidiano Pueyrredón. Entre la Pirámide de Mayo y la Casa de Gobierno se ubica el monumento a Manuel Belgrano, creador de la bandera nacional.

 Curiosidades

¿Sabías que en la Plaza de Mayo se hacían corridas de toros?

¿Por qué Buenos Aires?

La lista de motivos para visitar Buenos Aires es extensa. La vas a recorrer, te va a emocionar y te llevarás un gran recuerdo de ella. Te presentamos buenos motivos para conocer una de las ciudades más atractivas de Latinoamérica.

Porque podrás bailar tango en su lugar de origen

Nacido en el Río de la Plata en el siglo XIX, el tango es una fusión entre la cultura africana, las culturas locales de los gauchos y los pueblos originarios y el aporte de los inmigrantes europeos y de Medio Oriente. En la ciudad encontrarás numerosas tanguerías con orquestas y bailarines en vivo. ¿Lo mejor? Los lugares más reconocidos incluyen una cena con una especialidad de carnes argentinas o un menú internacional.

Porque entenderás hasta dónde puede llegar la pasión por el fútbol

En Buenos Aires se respira fútbol en todo momento: se siente en los estadios, se escucha en las confiterías de barrio y se observa en un abrazo de gol entre compañeros de un equipo de una liga aficionada. Además Buenos Aires es la sede de  la “experiencia deportiva más intensa del mundo”: el SuperClásico, el partido entre Boca y River, los dos equipos más importantes del país, en el que se vive lo más profundo de esta pasión.

 Porque vas a celebrar y reír hasta (muy) tarde

La noche es un elemento clave en la “ciudad que nunca duerme”. En sus bares y barras, cervecerías y discotecas, los jóvenes y adultos encuentran propuestas durante toda la semana para disfrutar hasta que salga nuevamente el sol. Sólo aquí podrás cenar en un restaurante después de medianoche o arrancar la movida a las tres de la madrugada. ¿Te vas a perder su noche eterna?

 Porque decimos hola, hello, bonjour, ciao y olá

Buenos Aires es el fiel reflejo de quienes vinieron desde lejos para habitar “el nuevo mundo”. En la identidad visual porteña, se entremezclan influencias extranjeras que conforman un todo desigual y apasionante. Tenemos matices españoles, italianos, franceses, ingleses, rusos, japoneses, chinos, brasileños y peruanos, entre tantos otros. Lo descubrirás en su arquitectura, en su comida y en la manera de hablar y de ser de sus habitantes.

Porque vas a comprar prendas de autor de verdadera calidad

Marcas locales y diseñadores independientes convierten a Buenos Aires en el destino ideal para aquellos que buscan nuevas estéticas y prendas exclusivas. ¿La estrella del mercado? Curtiembres con productos artesanales de cuero auténtico. Tampoco te pierdas las ferias de antigüedades y artesanías, llenas de curiosidades e historias escondidas.

 Porque probarás todos los sabores del mundo en una sola ciudad

 La cocina porteña se basa en la esencia de los inmigrantes que poblaron Buenos Aires en el siglo XIX y enriquecieron el menú criollo con recetas de España, Italia, Alemania y la increíble cocina andina de los países limítrofes. Su calidad gastronómica está reconocida en el listado “Latin America’s 50 Best Restaurants 2016”, con ocho restaurantes porteños premiados. No te vayas sin probar un buen asado, la pizza porteña, las empanadas, el helado de dulce de leche, los alfajores, unos ricos churros y, por supuesto, el tradicional mate.

¡Te esperamos en cualquier época del año!

  • Con una temperatura media anual de 18ºC (64°F), son escasos los días de calor y frío intensos, lo que permite visitar la ciudad en cualquier época del año.
  • El mes más frío es julio. Aunque no se presentan heladas, es necesario salir con un abrigo de lana, una campera o sobretodo y bufanda.
  • En invierno el frío es moderado durante el día pero por las noches baja considerablemente la temperatura.
  • En verano el calor es húmedo. Las mañanas son calurosas, mientras que hacia el mediodía y las primeras horas de la tarde las temperaturas aumentan de manera significativa. A la noche, el calor disminuye levemente, por lo que se usa ropa fresca y liviana y no hay necesidad de abrigos.
  • Las temporadas más lluviosas son el otoño y la primavera (de marzo a junio y de septiembre a diciembre). Son generalmente lloviznas o lluvias breves que no impiden el desarrollo de las distintas actividades y permiten caminar por la calle con paraguas o impermeable.
  • En los días soleados de otoño y primavera las mañanas son frescas, la temperatura aumenta en forma agradable hacia el mediodía y desciende por la noche.

Rarezas climáticas

  • Veranito de San Juan: alrededor del 24 de junio (fecha de nacimiento de San Juan el Bautista), en pleno invierno, la temperatura puede llegar a alcanzar los 24°C (75°F). El fenómeno se extiende entre 3 y 7 días. Es común observar a la gente asolearse en plazas de la ciudad, como si hubiera llegado la primavera.
  • Tormenta de Santa Rosa: ciclo de lluvias y tormentas eléctricas que irrumpe con la llegada de la primavera, al terminar la estación del frío. Ocurre en los días próximos al 30 de agosto, festividad de Santa Rosa (“Buenos Aires, Ciudad secreta”, Germinal Nogués).
  • Nieve en Buenos Aires: la historia porteña registra solamente dos nevadas: la primera fue en la noche del 22 al 23 de junio de 1918 y la segunda durante el día feriado del 9 de julio de 2007.

Estaciones

  • Verano (21 de diciembre a 20 de marzo).
  • Otoño (21 de marzo a 20 de junio).
  • Invierno (21 de junio a 20 de septiembre).
  • Primavera (21 de septiembre a 20 de diciembre).

 

 FUENTE: OF. TURISMO BUE



diseño y desarrollo: Consult-Ar