Ronda, esta localidad malagueña divide su casco urbano a ambos lados del Tajo del Ronda, un desfiladero de más de 150 metros de profundidad. Su casco antiguo está declarado Bien de Interés Cultural. Celtas, fenicios, romanos y árabes habitaron estas tierras, que fueron reconquistadas por los Reyes Católicos.

El casco antiguo, de reminiscencias árabes y trazado medieval se dispersa al sur del Guadalevín, mientras que la Ronda más moderna, la que surgió a partir del siglo XVI, se despliega al norte de este cauce. Diversos puentes unen estas dos mitades de una de las localidades más interesantes de la ruta de los Pueblos Blancos, en plena Serranía de Ronda, a pocos kilómetros de la Costa del Sol.

La llamada “ciudad de los castillos” se erige en una atalaya natural defendida, en su parte más accesible, por una alcazaba. Aún se conservan sus murallas y las puertas más importantes que daban entrada a la ciudad. La Puerta del Almocábar (s. XIII) era al acceso al casco urbano por su extremo sur, del siglo XVI data la de Carlos I, mientras que la Puerta de la Exijara conducía a la judería.La antigua alcazabaEn este entorno amurallado sobresale la construcción gótica-renacentista de la iglesia del Espíritu Santo, mandada levantar por Fernando el Católico para conmemorar la reconquista de Ronda. Otra importante obra religiosa es Santa María la Mayor, donde se dan cita elementos árabes y cristianos. Sobre un antiguo templo romano, los árabes levantaron la Mezquita Mayor de Ronda en el siglo XIII.

De este periodo permanece el arco del mihrab, decorado con estucos, y el minarete, reconvertido en campanario. En los siglos siguientes, su interior se enriqueció con decoración renacentista y barroca, como se puede admirar en su Capilla Mayor, coro y altares. El estilo mudéjar, con estucos y arcos de herradura, queda patente en el minarete de San Sebastián, utilizado posteriormente para el culto cristiano. Otra herencia musulmana son los baños árabes, a orillas del río. Datan del siglo XIII y se encuentran muy bien conservados.La arquitectura civil rondeña se nos muestra en casas solariegas y palacetes aristócratas. Los palacios de Mondragón y del Marqués de Salvatierra, y la Casa del Moro son algunos de los bellos ejemplos que se pueden admirar. El primero de los palacios ha sido durante siglos residencia de los reyes musulmanes y cristianos, y hoy en día acoge el Museo Arqueológico de la ciudad.

En el antiguo hogar del Marqués de Salvatierra destaca un balcón de hierro forjado al puro estilo rondeño. Por su parte, la Casa del Rey Moro ostenta decoración gótica-mudéjar y unos jardines colgantes, declarados Jardín Artístico. El Museo del Bandolero, el de la Caza y el Museo Lara son otros alicientes dignos de considerar a este lado del Tajo de Ronda.El puente Árabe, el Viejo y el NuevoTres puentes atraviesan un barranco de más de 100 metros de profundidad y conducen al otro extremo de la ciudad. El puente árabe fue construido en el siglo XIV y por aquí se entraba al Arrabal Viejo. El llamado puente viejo consta de un único arco de unos 10 metros de diámetro.

Pero el más representativo de todos ellos es el Puente Nuevo, una colosal obra de ingeniería que une los barrios del Mercadillo y la Ciudad. Data del siglo XVIII y sus cimientos se asientan en la base del barranco, alcanzando en algunos puntos 98 metros de altura y 70 de longitud.La antigua Casa Consistorial, hoy Parador de Turismo, domina el cortado y es un excepcional lugar para descansar y disfrutar de las vistas. Su chef nos ofrece sabrosas recetas rondeñas como la perdiz estofada, el cabrito asado o la sopa de almendras. Entre los postres, las yemas rondeñas, las tortitas de miel y el queso de almendras son algunas de las sugerencias.El Paseo de Blas Infante y el Mirador de los Reyes Católicos, cerca de la plaza de toros (considerada la más antigua de España), son buenos lugares para observar el paisaje que nos depara el río Guadalevín.

En el trazado más actual de esta zona destacan la iglesia de Nuestro Padre Jesús y el Templete Virgen de los Dolores. La iglesia es de estilo gótico, donde prevalece un campanario renacentista. Por su parte, en la capilla de la Virgen llaman la atención los grupos escultóricos manieristas que decoran sus pilares.Ronda se engalana durante sus fiestas, buenas ocasiones para disfrutar de estas tierras. Las Fiestas de Pedro Romero, con corrida goyesca y festival flamenco, son una importante cita, así como la Semana Santa, las Fiestas de la Reconquista y la Romería de Nuestra Señora de la Cabeza.

Los pueblos blancos, de origen árabe, de la Serranía de Ronda aúnan la arquitectura popular con parajes naturales impresionantes. Otras localidades, sin embargo, son afamadas por sus ruinas fenicias (Jimena de Líbar) o romanas (Acinipo). La esencia morisca, entre olivares y viñedos, es la marca distintiva de Algatocín o Atajate. La comarca rondeña se enclava en la Andalucía húmeda, donde la variedad botánica crea espectaculares paisajes, como el parque natural de la Sierra de las Nieves, la Sierra Bermeja o la Sierra Crestellina. La costa malagueña se encuentra a un paso, ofreciéndonos un litoral donde Benalmádena, Fuengirola, Marbella o Estepona son los más activos enclaves de ocio.

El pintoresco pueblo blanco de Ronda es famoso por su fascinante paisaje de acantilados a lo largo del desfiladero del Tajo y el monumental Puente Nuevo que lo atraviesa. Si te parece impresionante en fotos, espera a verlo en persona – te dejará sin aliento.

El antiguo barrio árabe de Ronda está situado en la ladera de un acantilado, que rodea la ciudad en casi 360 grados. Como una isla en el cielo, esta ubicación tan especial hizo que fuese perfecto como enclave fortificado. A pesar de encontrarse en la parte más alta del desfiladero, los árabes fueron capaces de asegurar el acceso al agua del río Guadalevín que cruza el desfiladero. Pare ello, excavaron un túnel secreto de casi 100 m de longitud hasta el río. Dicho río sirvió para suministrar agua a los residentes de Ronda durante siglos. Sin embargo, en 1485 las fuerzas cristianas consiguieron hacerse con el control del túnel lo que supuso la rendición de los árabes.

Además del puente y el desfiladero, Ronda es también la cuna de la tauromaquia moderna. Es hogar de una de las plazas de toros más antiguas no solo de Andalucia sino de todo España. La interesante historia de cómo el toreo surgió de la necesidad de entrenar a los caballos para la guerra se explica en el museo taurino de la Real Maestranza de Caballería de Ronda.

Hoy en día, Ronda todavía conserva el encanto histórico que en el pasado atrajo a escritores tan famosos como Ernest Hemingway y Orson Welles, Más allá de su impresionante Puente Nuevo y su patrimonio taurino, es un placer perderse por Ronda. Su increíble ubicación, a lo largo de las paredes del cañón, hace que haya una infinidad de vistas sorprendentes esperando a ser descubiertas. Ya sea paseando por sus estrechas calles empedradas, disfrutando de una bebida en un mirador junto al Puente Nuevo, o simplemente admirando a los pájaros deslizarse por el cañón – Ronda es una ciudad que invita a los visitantes a ir más despacio, a disfrutar de su belleza y a relajarse.

 
 


diseño y desarrollo: Consult-Ar