Friburgo es una de las ciudades más bonitas de Alemania. Es una de esas ciudades en las que después de pasar una mañana ya piensas “me quedaría a vivir aquí”. Su tranquilidad, su casco antiguo adoquinado, sus campanarios, su catedral, su aire universitario, su ubicación junto a la Selva Negra y su respeto por el medio ambiente son sólo algunos de sus atractivos. Incluso su clima es uno de los más benignos del país.


diseño y desarrollo: Consult-Ar