Saranda (Sarandë) se ha convertido en la “capital no oficial” de la Riviera Albanesa.
Situada en el sur de Albania, cerca del límite con la zona norte de Grecia. Es un destino que en los últimos años se ha puesto de moda en Albania por la reciente llegada de varios cruceros a su puerto. El turismo llega sobre todo de Italia, Macedonia, Kosovo y Grecia, y los atractivos precios de Albania la hacen una joya.

Tranquila pero al mismo tiempo alegre, la ciudad portuaria está haciéndose un hueco en el turismo de cruceros del Mediterráneo, especialmente del Adriático y las Islas Jónicas griegas. Sin duda la terminal de cruceros de Sarande abrió las puertas del turismo a la ciudad, además de estar situada frente a la isla de Corfú ,a apenas dos millas náuticas.

HISTORIA DE SARANDA

En la antigüedad el asentamiento tenía el nombre en griego antiguo de Onquesmo (o Anchiasmos), habitada por helenos de la tribu caonia, que utilizaron el puerto de la costa para abastecer a la capital caonia de Fénice (la actual Finiq en el interior del territorio).

Las excavaciones arqueológicas atestiguan la influencia micénica en Sarande, o al menos el comercio con estos pueblos, gracias a la presencia de objetivos de los siglos XV-XII a.C.

Varios cronistas romanos como Cicerón o Estrabón mencionan la ciudad, rodeada de muros de dos metros de ancho.  Según Dionisio de Halicarnaso, el verdadero nombre del lugar era el Puerto de Anquises, llamado así por Anquises, el padre de Eneas. Probablemente debido a esta tradición, el nombre Onchesmus asumió la forma de Anchiasmus o Anchiasmos bajo el Imperio Bizantino.

Se considera que Saranda, es el primer lugar donde los judíos construyeron una sinagoga, en el siglo IV o V d.C. El en siglo VI el templo judío fue sustituido por una iglesia cristiana. La ciudad fue probablemente asaltada por los ostrogodos en el año 551 d.C. y sufrió razzias de piratas que llegaban a su costa.

En una crónica medieval de 1191, el asentamiento parece estar abandonado, mientras que su antiguo nombre (Anchiasmos) ya no se menciona.  El nombre de Saranda proviene del monasterio bizantino de Agioi Saranda (en griego: Άγιοι Σαράντα), que significa “Cuarenta Santos”, en honor de los Cuarenta Mártires de Sebaste. La leyenda religiosa cuenta  que un grupo de soldados romanos de la Legio XII Fulminata (Relámpago) fueron martirizados en el 320 d. C. cerca de Sebaste, en Armenia.

A principios del siglo XI fue conquistada por los búlgaros, y después de casi un siglo pasó a manos de los normandos de Robert Giuscardi que vinieron de Sicilia, siendo reemplazados por la expansión veneciana en el Adriático.

Bajo el dominio otomano, la ciudad se conocía como Aya Sarandi y más tarde Sarandoz. Debido a la influencia veneciana en la región, a menudo aparecía citada en los mapas occidentales como Santi Quaranta .

A principios del siglo XIX, durante el gobierno de Ali Pasha, el diplomático británico William Martin Leake informó que existía un pequeño asentamiento bajo el nombre de Skala o Skaloma al lado del puerto. En los últimos años del período otomano y hasta las Guerras de los Balcanes (1912–1913) Sarandë apenas era un puerto con escasa población.

En el siglo XX formó parte del Estado albanés en 1913, pero sufrió sendas invasiones de griegos que defendían la creación de la República Autónoma de Epiro del Norte en 1913 y 1914-16, y de los italianos en 1916 y 1920. El mayor desarrollo de la ciudad provino del período del gobierno del rey Zog I, en la década de 1930.

Durante la ocupación italiana de Albania en la Segunda Guerra Mundial, Benito Mussolini cambió el nombre a Porto Edda, en honor a su hija mayor, haciendo de Sarande  un puerto estratégico para las fuerzas fascistas de Italia.

Durante la guerra greco-italiana, la ciudad quedó bajo el control de las fuerzas griegas que avanzaban. La captura de este puerto estratégico aceleró aún más la penetración griega hacia el norte. Como resultado de la invasión alemana en Grecia en abril de 1941, la ciudad volvió al control italiano. En octubre de 1944, la ciudad fue capturada por un grupo de comandos británicos bajo el mando del brigadier Tom Churchill. Sin embargo, las tropas británicas pronto se retiraron de la región, dejando la región a las fuerzas comunistas albanesas. Finalmente, tras la restauración de la independencia albanesa, la ciudad recuperó su nombre albanés Saranda.

Como parte de las políticas de la República Popular de Albania (1945-1991), se establecieron en Sarandë una serie de musulmanes albaneses del norte de Albania en el área y los griegos ortodoxos perdieron población. Aún así Sarandë es junto con Gjirokastër, considerado uno de los centros de minoría griega en Albania.

QUÉ VER EN SARANDA

Sarandë se ha convertido en un lugar para descansar en vacaciones. Relajarse al sol en las playas, pasear haciendo compras, tomar algo en las cafeterías y bares del bulevar (lungomare), y por supuesto conocer la gastronomía típica en sus restaurantes son parte de  los pasatiempos, además de por supuesto las excursiones de los alrededores como Butrint.

La bahía orientada al sur sirve de abrigo a los barcos. Desde la terminal de ferries del puerto, el paseo nos conduce hasta el monumento de Hasan Tahsini…

Sinagoga

Sólo quedan los restos de los cimientos de la sinagoga de Sarandë, cuya construcción data del siglo V. Están abiertas al público sin entrada, destacando restos de mosaicos,  y recuerdan la importante comunidad judía que habitaba la ciudad.

Lungomare

Es el lugar habitual para pasear por la costa de Sarande disfrutando del mar.

Mezquita Qafe Gjashta

La ‘Mezquita de Gjin Aleks” está curiosamente dedicada a un cristiano. Construida sobre las ruinas de una iglesia del siglo XVII todavía es un templo de oración. Se encuentra a las afueras de Delvina.

Monasterio de los 40 Santos

La “Iglesia del Monasterio de los 40 Santos” se encuentra en el este de la ciudad, desde donde se puede disfrutar de una vista de la ciudad. Construido en el siglo XV ofrece una atmósfera casi mística.

Es considerado uno de los monumentos bizantinos más raros entre los siglos XI y XIV. Desde el antiguo monasterio solo quedaban las ruinas de los muros circundantes y una torre en el oeste. El monasterio ha desaparecido casi por completo. La iglesia es una mezcla del antiguo estilo bizantino con influencia romana, y fue construida en el siglo XII.

Castillo Lekuresi 

A las afueras de Saranda, en la colina homónima de Lekuresi, el castillo domina el horizonte, con vistas preciosas del Mar de Jónico, de la isla de Corfú y de la laguna de Butrint,. En realidad se trata de monasterio fortificado en el siglo XVI por Soleiman el Magnífico.Se conservan las murallas y una torre, así como algunas baterías de cañones del siglo XX en el exterior. El restaurante del castillo permite disfrutar de un atardecer sugerente con vistas al mar, y en verano hay conciertos que amenizan las noches.



diseño y desarrollo: Consult-Ar