Tucumán es sinónimo de historia. Es independencia. Es pequeñez geográfica pero grandeza de espíritu. Es un destino obligado para todo aquel que quiera sumergirse en las raíces de un país rico. Es verde, es paz. Es el jardín de la República y para eso, sobran fundamentos.

Siendo la provincia más pequeña de la Argentina, se ubica en el noroeste del país, a 1.311 Kilómetros de la Capital Federal. Su superficie es de 22.524 km² y se estima que viven en ella 1.687.305 habitantes.

Su capital es San Miguel de Tucumán, en donde se combinan los ingredientes indispensables para hacer de esta ciudad una tentación a la hora de recorrerla: amabilidad de su gente, historia y arquitectura que se palpan en cada edificio, cercanía con los cerros y una calidez que se percibe en cada paseo. La ciudad es apacible y tranquila; el mayor movimiento se da por la mañana o por la tarde dado que San Miguel tiene un sello distintivo que es la siesta. De 14 a 17 hs. las calles quedan prácticamente vacías y los negocios cierran. Sin embargo, durante las noches el espíritu provinciano se puede sentir en bares, teatros, restaurantes y shoppings que de lunes a lunes abren sus puertas hasta después de la media noche.

La provincia ofrece una gran cantidad de recursos turísticos naturales como bellos paisajes, excelente clima durante el otoño y el invierno, gran cantidad de áreas naturales protegidas como así también, atractivos turísticos culturales con rasgos prehispánicos, jesuíticos o del período de auge intelectual albergando actualmente cuatro Universidades que dictan más de 120  carreras que junto a otros centros de estudios superiores, forman un valioso capital intelectual reconocido en todo el mundo.

Entre los sitios de gran atractivo turístico corresponde señalar San Pedro de Colalao, Cerro San Javier, Ruinas de Quilmes, Pucará de la Ciudacita, Raco, Simoca, el lago-embalse Escaba, Cochuna, la Laguna del Tesoro, El Mollar, el Parque de los Menhires, la Quebrada de los Sosa, Tafí del Valle, El Siambón, Villa Nougués, Yerba Buena, los cerros Nevados del Aconquija, Colalao del Valle, Amaicha del Valle, entre otros.

Tucumán encierra algunos de los destinos más paradisíacos de Argentina. Con la ventaja de tener distancias cortas y buen clima durante todo el año, cada uno de los circuitos turísticos que ofrece la provincia invita a vivir una experiencia única entre la historia que guarda la ciudad y la magia de su vegetación, sus diques, cerros y valles.

Entrar en contacto directo con la naturaleza, sumergirse en la selva tucumana, explorar la perfección de los valles y conocer centenares de aves, mamíferos, árboles y ríos en su estado natural, es lo que propone Tucumán con sus parques y reservas. Lejos del ruido urbano, conocerán el significado real del Jardín de la República. A continuación, una guía sobre cada uno de ellos: ubicación, historia, ecosistemas, lugares de interés turístico y mucho más.

Hasta el más escéptico de los turistas experimentará en Tucumán un sentimiento de emoción al visitar las numerosas Iglesias y Capillas que se pierden entre edificios, valles, lomadas y cerros. Cada una de ellas guarda una historia de fe que atrapa al visitante.

¿Puede imaginarse estar frente a pircas, menhires y piedras que datan de hace cientos de años y que aún conservan sus raíces prehispánicas?

 Quien visite Tucumán no solamente respirará el aire puro de los cerros o caminará las calles de la ciudad de la Independencia: palpitará además un legado arqueológico único, testimonio de las culturas precolombinas que forman parte de la identidad de la provincia.

 Los Valles Calchaquíes fueron el escenario predilecto de las primitivas razas y etnias, por lo que conservan una tradición riquísima que lo hará regresar en el tiempo y sentirse parte de estas obras de arte.

 En esta sección, el turista podrá conocer cuáles son los sitios arqueológicos más importantes de Tucumán, sus atractivos, su historia y su increíble herencia

 

FUENTE: tucumanturismo.gob.ar  

 



diseño y desarrollo: Consult-Ar