Inspiración y sensación de vivir en estado puro. Cielo blanquiazul y mares cristalinos. Pequeñas ciudades medievales y vibrantes metrópolis. Las costumbres bávaras y la calurosa hospitalidad. Bosques místicos y cumbres nevadas. Una naturaleza intacta, aire puro, riqueza cultural y la legendaria jovialidad de la forma de vida bávara son la marca que caracteriza este estado. Los castillos y pequeñas ciudades medievales, los fastuosos palacios y las iglesias barrocas, además de las metrópolis bávaras, ofrecen el perfecto escenario tanto para una fiesta de trajes regionales como para un festival de ópera. Tradición y modernidad en perfecta armonía.


diseño y desarrollo: Consult-Ar